11 de marzo, 2016 · Año 2016 ·

Martina, una bebé dulce y tierna de tan solo cinco meses

El olor y el calor de entrar en una casa cuando ha nacido recientemente un bebé, es una de las sensaciones más maravillosas que hay, sobre todo cuando has sido madre o padre, pues automáticamente te traslada a ese indescriptible momento de bienestar y de amor que has sentido tú en ese momento. Da igual que pasen los años, pero reconocerías ese olor y percepción especial siempre.

 

Pues bien, esa fue la sensación que tuve cuando entré en la casa de nuestra nueva bebé Martina. Sus padres radiaban felicidad y amor por los cuatro costados y, como todos, en los comienzos también sentían cansancio y agotamiento, pero era tanta la ilusión que tenían de hacerle fotos a su hija que estaban encantados con mi visita.

 

Así pues, después de presentarme a Martina comencé con ella a entablar “una relación” fabulosa, la niña estaba despierta, activa, muy activa y quería jugar conmigo, con sus padres y enseñarnos todo lo que a sus cortos meses sabía hacer.

 

Fue divertido ver como se ponía erguida boca a bajo, como ponía gestos y se comía sus puños, tan ricos, tan ricos que a veces nos costaba quitárselos de la boca.

 

Estuvimos bien, los padres, la pequeña y yo y eso es mucho de agradecer, pues cuando te encuentras a gusto con tu trabajo se nota.

 

Gracias chicos por dejarme pasar una tarde divertida con vuestra hija y a ti Martina, espero verte de nuevo pronto, pues después del tiempo que pasé contigo, se que mi cámara te gustó, sobre todo porque no parabas de intentar cogerla… ¡Hasta pronto!
IMG_2909
IMG_2940
IMG_2956
IMG_2975
IMG_3010bis
IMG_3017
IMG_3026
IMG_3038
IMG_3042
Ver anterior | reciente

Últimas entradas